mudanza

4 consejos para facilitar la mudanza a tu nuevo hogar

Hacer una mudanza a nuestro nuevo hogar es una tarea compleja y complicada que más vale tengamos bien organizada para que no suponga un esfuerzo extra y mil quebraderos de cabeza. Comenzar una nueva etapa personal o profesional en otro lugar nos va a suponer el traslado de muebles, cajas y enseres personales que debemos coordinar y planificar para que no supongan un gasto excesivo ni altere demasiado nuestra rutina diaria.

En esta época del año, es cuando más cambios de casa se realizan aprovechando las vacaciones de verano y así concentrar todo el trabajo en unos pocos días sin extenderlo demasiado. Si eres de los que vas a aprovechar el verano para hacerlo, en Topkit te damos algunos consejos para ponértelo más fácil y no morir en el intento.

mudanza

Planificación y organización:

Lo primero de todo es establecer un plan de actuación. Cuantas personas van a realizar la mudanza y contratar una empresa especializada en transporte o envío, si es que has decidido no hacerla por tu cuenta. Sobre todo, es buen momento para deshacerte de todo aquello que no utilizas optimizando así el espacio y tener más sitio disponible en la nueva vivienda. Cuantas menos cajas mejor.

Embalaje ordenado:

A la hora de embalar, presta especial atención a tus muebles, ya sea el dormitorio, salón, cocina o baño, pues son el esqueleto de tu casa y por nada del mundo deben llegar deteriorados. Es conveniente hacer las cajas por habitaciones y por muebles y etiquetarlas, ya que te será más fácil a la hora de colocarlos. Por ejemplo, las estanterías modulares que pertenecen al salón. Y, sobre todo, etiqueta y ten a mano una caja con lo básico para tu higiene durante los primeros días hasta que ubiques todo.

mudanza

Limpieza de tu nueva casa:

Antes de comenzar a llevar cosas y colocarlas, lo primero es tener tu nueva casa limpia. Es la mejor solución para luego sólo dedicarte a colocar todo. Aprovecha para hacer un rápido escaneo de donde colocar cada objeto o mueble y tener una visión más amplia de como quedaría tu casa después de ubicar todo lo imprescindible. Y ya que estás, ¿por qué no limpias también los objetos que acumulan polvo? Así, los encontrarás limpios una vez estén en tu nueva vivienda.

Dosis de optimismo:

Qué la mudanza no sea fuente de estrés, ante todo positividad. Y es que, como hemos mencionado anteriormente, una buena planificación te evitará muchos quebraderos de cabeza. Se positivo, sólo serán unos días o alguna semana en la que todo esté más o menos desordenado, pero en muy poco tiempo comenzarás una nueva vida con todo organizado según habías previsto y será el momento de descansar y, sobre todo, de disfrutar de esta nueva etapa.

 

En definitiva, si has dado el paso, lo mejor y más sensato es que te lleves aquello que realmente necesites y aporte valor, desprendiéndote de todos los objetos que lo único que van a hacer es ocupar espacio y perder tiempo y dinero en transportarlos. ¿Realmente vas a necesitar todo lo que tienes en tu vieja casa? Seguro que no. Así que preocúpate de embalar todo correctamente y de los traslados porque es cuestión de tiempo que todo vuelva a la normalidad.