tornillos montaje kit

CONSEJOS PARA EL MONTAJE DE MUEBLES EN KIT

El ahorro que supone la compra de muebles en kit para montar uno mismo ha contribuido al auge de las tiendas de este tipo de mobiliario y consecuencia también de los blogs sobre bricolaje y los denominados do it yourself-. Porque, aunque los fabricantes ponen las cosas bastante fáciles e incluyen unas más o menos inteligibles instrucciones paso a paso, a veces viene bien tener un poco de información previa.

Además, el abaratamiento del amueblado de una estancia no es la única ventaja. Los muebles en kit permiten modificaciones en el montaje que adaptar a los gustos y necesidades del particular, como añadir baldas o cajones, incluir puertas de madera, cristal o espejo, combinar distintos colores y tonos o ampliar un modelo con varios módulos para crear un conjunto mayor.
Un claro ejemplo de esto lo podemos ver en los muebles de TopKit, que nos permiten combinar las distintas partes de la manera que mejor se ajusten a nuestras necesidades.

Herramientas

Cada mueble es un mundo, pero un juego de destornilladores – al menos un par de ellos de varios tamaños y de punta de estrella y lisa -, un martillo y unos alicates van a hacerte falta en algún momento sí o sí. También una llave Allen, aunque puede que esté incluida en el kit de montaje.

Si tienes algún quehacer extra necesitarás herramientas específicas para ello; por ejemplo, si el lugar donde quieres colocar la estantería coincide con un enchufe, una sierra de calar te servirá para hacer un recorte en la parte trasera. Para estanterías, baldas y otras piezas en las que tengas que agujerear las paredes necesitarás una taladradora.

herramientas

Llave Allen

La llave Allen es la varita mágica del automontaje. Se trata de una herramienta usada para atornillar y desatornillar que se ha hecho popular debido al auge de los muebles en kit – aunque se usa desde los años 20 y fue registrada por la Allen Manufacturing Company en 1943 -.

La hay de distintos tamaños y se identifican por medidas en milímetros, de 0,7 mm – se pueden usar con tornillos muy pequeños – hasta 46 mm. Al ser muy fácil de fabricar, esta llave de cabeza hexagonal y forma en L suele venir en el kit de montaje junto con los tornillos.

Materiales

Lo bueno es que los muebles se montan en casa vienen con todos los herrajes necesarios para el montaje de la pieza, así que puedes ahorrarte la visita previa a la ferretería. Los componentes más habituales con los que te vas a encontrar son:

  • Tornillos. Para los muebles en kit los más comunes son los de llave Allen, que se usan para unir tableros; los de rosca métrica, usados en los tiradores; y los tirafondos, para fijar bisagras y guías o para unir varias módulos.
  • Metopas. Se utilizan para sujetar baldas flexibles: se introducen en los orificios correspondientes para que la balda descanse sobre ellas. También las hay para atornillar, de modo que pueden quedar fijas.
  • Espigas. Son cilindros estriados de madera que sirven para hacer uniones de tableros no desmontables o para reforzar uniones con tornillo. Van encoladas.
  • Tensores. Se utilizan para la unión de tableros en escuadra y permiten ser desmontados cuantas veces se desee. Están compuestos de un tornillo alargado y un taco de plástico o de metal.
  • Guías. Se utilizan para cajones, baldas extraíbles, la parte móvil de las mesas elevables… Hay varios modelos y distintos materiales, pero las mejores son las metálicas.
  • Bisagras. Hay varios de tipos de bisagra y la mayoría, sobre todo las que se utilizan en las puertas, son regulables en altura y en anchura (algunas, mediante tornillo).
  • Clavos; pernos -normales o dobles-; tacos, de nylon, de plástico…; manguitos; casquillos, con sus correspondientes tapones para cubrirlos al terminar; compases, por ejemplo, para montar un zapatero con puertas abatibles…

herrajes topkit

Piezas

Son fácilmente reconocibles por los dibujos de los despieces que vienen en las instrucciones, pero las más habituales son los tableros laterales y traseros, los zócalos, los estantes, los faldones, patas –normalmente de PVC-, tiradores -generalmente metálicos-, algún elemento de cristal o varillas de aluminio.

Seguir las instrucciones: ¡acierto!

Los tres pasos claves antes de ponerse manos a la obra son:

  • Sacar de la caja los herrajes y comprobar que están todos. Suele ser así, pero a veces hay errores y es preferible que lo subsanes antes de comenzar.
  • Sacar las piezas del mueble e identificarlas ANTES de empezar -darse cuenta a mitad del proceso de que hemos colocado uno de los laterales en la parte trasera es muy frustrante y más habitual de lo que creemos-.
  • Seguir las indicaciones del fabricante paso a paso es la opción más recomendable. La de guiarte por tu instinto es mucho más creativa, pero suele tener peores resultados.

Si tienes alguna foto del producto montado te va a ayudar muchos si tienes alguna duda de cómo montarlo.

instrucciones topkit

Búscate un ayudante

Normalmente, cuatro manos montan mejor que dos. Al menos para la sujeción de las partes a la hora de unirlas o para mantener un tablón estable y recto mientras lo atornillas, contar con una persona que te ayude va a facilitarte mucho las cosas. Si no consigues engañar a nadie tampoco desesperes: la mayoría de los muebles puede montarlos una persona sola.

CONSEJOS EXTRAS

Al margen a de las instrucciones concretas, hay algunas pautas que te pueden facilitar el montaje y la colocación de los muebles.

  • Para empezar, colocar una manta en el suelo -o el propio cartón del embalaje- evitará ralladuras en el suelo o golpes en la madera durante el montaje. También te facilitará la limpieza posterior.
  • Procura montarlo lo más cerca posible del lugar donde vas a colocarlo, sobre todo si se trata de un mueble de grandes dimensiones.
  • Para colocar la parte trasera lo mejor es tumbar el mueble boca abajo en el suelo; resulta más práctico que hacerlo de pie.
  • Puedes optar por sujetar el mueble a la pared, sobre todo en casos en los que tenga poca estabilidad o mucha altura, como en las estanterías.
  • Si vas a optar por una conjunto modular, por ejemplo, uniendo varias estanterías, es mejor atornillarlas entre sí con tirafondos o con tornillos de unión específicos para ese fin.
  • Cola blanca: no es necesaria, pero en algunas piezas puede ayudar a fijar las uniones o reforzar piezas al ensamblarlas. Comprueba bien que el montaje es correcto antes de encolar las piezas porque en el momento en que lo hagas el mueble dejará de ser desmontable.
  • Para atornillar un tirafondos en aglomerado o en maderas no muy gruesas es suficiente con agujerear con un punzón que guíe el tornillo. Si se trata de madera maciza habrá que usar previamente un taladro de un diámetro del herraje.
  • Limpieza: si dispones de un aspirador es mejor que lo utilices al acabar, ya que barrer con cepillo no terminará con los restos. Si has tenido que taladrar la suciedad será mayor, pero si colocas un cartón debajo evitarás buena parte de la suciedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *