manitas

MANITAS A DOMICILIO

Montar los muebles en kit es generalmente fácil. Ni son diseños muy complicados ni es difícil seguir las instrucciones del fabricante. Pero aún así, existen situaciones personales que hacen que el montaje sea un inconveniente a la hora de comprar muebles destinados al automontaje.

Personas mayores, pacientes en periodo de recuperación, señoras que nunca han cogido un martillo y no tienen ninguna intención de aprender a estas alturas y, en general, enemigos del bricolaje a los que les da urticaria con sólo pensar en tener que ponerse manos a la obra. Es decir, cualquier persona que no tenga tiempo, ganas o conocimientos para montar un mueble pero que prefiera comprar este tipo de mobiliario porque aún con el pago adicional por el montaje resulta la opción más económica.

Pensando en ese obstáculo, de unos años a esta parte han surgido varias plataformas, sobre todo de gestión online, que agrupan, clasifican y valoran a trabajadores que se encargan de labores domésticas, desde el montaje de muebles o el colgado de los cuadros hasta pequeñas reparaciones del hogar. Ha llegado la profesionalización de la figura del manitas.

La mecánica es sencilla. Una persona con necesidad de un servicio se inscribe en la comunidad, publica un anuncio con la tarea que necesita y decide cuánto quiere pagar o solicita presupuesto. Por ejemplo, Ana se ha mudado de Oviedo a Madrid, ha comprado en TopKit, desde el ordenador, los muebles necesarios para su nueva casa; se los han enviado en un par de días sin gastos de envío y por lo que ve, no parece demasiado complicado su montaje.

montaje zapatero

Pero, aunque el fin de semana se ha puesto manos a la obra y, siguiendo las instrucciones que venían en el embalaje ha montado sin ningún problema un zapatero, dos estanterías y una mesa de centro para el salón, pero por motivos laborales no dispone de tiempo para encargarse ella misma de acabar. Aún faltan los muebles del baño y el frente del salón, y no conoce a nadie en su nueva ciudad que pueda ayudarle.

Solución: buscar en internet un montador de muebles profesional que se encargue del trabajo. Como decíamos arriba, existen numerosas empresas que se dedican a prestar estos servicios o plataformas P2P que ponen en contacto a personas que buscan ayuda en pequeñas tareas domésticas y profesionales que se dedican a realizar esos trabajos.

Montaje de muebles profesional

Una de las mayores ventajas de estas páginas es que, al igual que ocurre con todos los sitios que están surgiendo de crowdsourcing, de empleo, de proyectos para profesionales freelance y de gestión de bienes y servicios entre particulares, las opiniones de quienes ya han interactuado con una persona se convierten en el mejor aval de cara a elegir a uno u otro trabajador.

Las valoraciones por parte de quienes encargan un servicio y las recomendaciones -o no- de un profesional se convierten en una estupenda forma de cribar y seleccionar entre tanta oferta, ya que permiten saber cómo trabaja una persona: si se ajusta a los plazos marcados, si es limpia y organizada, si es agradable… Además, muchas de estas plataformas entrevistan previamente a quienes se inscriben para comprobar sus aptitudes.

La otra gran ventaja es que al poner en contacto directamente a la persona que necesita el servicio y al trabajador se abaratan los costes y se pueden alcanzar precios más ajustados. Estas plataformas permiten proponer una cantidad o bien solicitar presupuestos y, además, guardan el dinero en depósito y realizan el pago solo una vez que se ha llevado a cabo el trabajo con satisfacción por parte del cliente.

Si echas un vistazo en internet verás que hay desde empresas especializadas en el montaje de muebles, como mundomudanzas.com o CronoShare, hasta plataformas que permiten que los particulares se inscriban -con la condición de que emitan factura- y ofrecen un catálogo más amplio de tareas y servicios, como etece.es.

Reparaciones del hogar

manitas

Aunque el montaje de muebles es una de las tareas más demandadas es este tipo de empresas, algo lógico teniendo en cuenta que cada vez más gente compra mobiliario online y que no todo el mundo quiere/puede/sabe montarlo, no es el único servicio que ofrecen estas plataformas multidisciplinares.

Se pueden encargar todo tipo de tareas:

  • bricolage; colgar cuadros, trabajos de carpintería, fontanería, electricidad… y
  • cuidado de las mascotas;alimentación en ausencia del dueño, sacar a pasear al animal…
  • labores de oficina; creación de presentaciones.
  • asistencia en áreas que exigen conocimientos específicos; revisión de declaraciones de la renta, informes de contabilidad, traducciones, problemas informáticos, etc.

También se ven otras tan peculiares como “esperar una cola en tu lugar” y algunas más tradicionales, como diferentes tareas del hogar – desde limpiar, cocinar, coser o planchar hasta regar las plantas o recoger el correo durante las vacaciones o un viaje -.

Uno de los perfiles más demandados es el del manitas como tal, ese individuo habilidoso al que lo mismo se le solicita que instale una antena, monte un estor, cuelgue unos cuadros, desatasque una tubería, arregle una persiana rota o logre que un grifo deje de gotear. Pequeñas tareas que a veces un profesional, por ejemplo, un fontanero o un carpintero, no está dispuesto a hacer – o sí, pero con un presupuesto más elevado -.

En realidad, viene a ser una profesionalización de lo que toda la vida consistió en pedirle a ese primo/cuñado/vecino tan apañado que te echara una mano con ese estropicio que te traía por la calle de la amargura.

Economía colaborativa

Algunas de estas webs siguen la estela de la economía colaborativa, una tendencia en auge que aboga por un consumo local y responsable. Bajo este término se aglutinan muchos negocios que tienen en común un intento de aprovechar los recursos existentes redistribuyéndolos entre personas desconocidas para su uso común.

Algunas de las empresas más conocidas en la economía colaborativa son, en el sector de la automoción, BlaBlaCar -pone en contacto a personas que van a realizar el mismo trayecto el mismo día para que compartan coche y gastos y, por tanto, reduzcan los costes-, o en el de la vivienda, Airbnb.

En torno a este modelo de negocio surgen conceptos como el crowdfunding y el crowdsourcing -financiación y abastecimiento colectivo, respectivamente -. Esta segunda es una interesante herramienta para externalizar tareas y trabajos a través de comunidades de profesionales especializados mediante convocatoria abierta. Una pauta de gestión que ha pasado del diseño y la comunicación a ámbitos como el que nos ocupa, el de las tareas domésticas.

Así que ya sabes, si por el motivo que sea no dispones de tiempo para encargarte tú mismo del montaje de los muebles de kit a los que le has echado el ojo en la web de TopKit, recuerda que existe la opción de encargar ese servicio. Y ten en cuenta que incluso con el pago a una persona particular o a una empresa para que se encargue de montarlos, la compra de muebles online va a ser siempre más económica, además de más cómoda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *